La importancia de la higiene y limpieza en la industria alimentaria

La industria alimentaria es una de las principales fuentes de ingreso en España y toda Europa, pero también puede convertirse, en uno de los sectores de inversión más arriesgados. Tal es el caso, cuando no se asumen las medidas de higiene y limpieza necesarias, para garantizar la inocuidad de sus productos. En este sentido, las empresas y los centros hosteleros, se preocupan más cada vez, por garantizar el desarrollo de procesos en sus cadenas productivas.


Esto con el fin, de reducir la aparición de microorganismos patógenos que pueden llegar a causar enfermedades a las personas. La higiene y la limpieza se han convertido en parte fundamental del éxito de la industria alimentaria, ya que, sin estos procesos, sería imposible contar con un ambiente aséptico para manipular alimentos.

Son variados los productos y técnicas que se pueden utilizar para realizar labores de limpieza y desinfección, donde prevalece el adquirir productos industriales. Estos son capaces de eliminar las impurezas de las superficies y de eliminar los microorganismos patógenos y no patógenos. La normativa relacionada al manejo de alimentos de interés comercial, se ha venido perfeccionando para establecer controles más rigurosos. Estos tienen como objetivo, garantizar la seguridad de las personas, que salen a degustar deliciosos platos en sus negocios gastronómicos de preferencia.

Riesgos a enfrentar al no cumplir con la higiene y limpieza

Para nadie es un secreto, que la manipulación incorrecta de los alimentos, puede acarrear consecuencias graves sobre la salud de las personas. Las afecciones más comunes son en el malestar estomacal y la intoxicación, llegando hasta afecciones más graves, como infecciones con salmonella o listeria. Correr ese tipo de riesgo, representa un problema potencial para los comensales, pero estos no son los únicos afectados en tal situación.

El negocio también se vería afectado negativamente, originando un problema de diseminación de enfermedades, por falta de higiene y limpieza, que podría desencadenar el cierre del lugar o unas fuertes multas.

Lo indicado, entonces, es contratar los servicios de un asesor de manipulación de alimentos y prácticas de higiene, limpieza y desinfección. Es estrictamente necesario, comprar varios productos industriales, que se encuentran disponibles en el mercado, para garantizar la limpieza y eliminación de patógenos.

Limpieza y desinfección: pasos claves para la industria alimentaria

El aseo y la desinfección, puede ser considerados como el par de elementos más importantes en este tema. Con ellos, se garantiza la elaboración de productos alimenticios de elevada calidad, tanto culinaria como en salubridad. Es importante saber que, antes de iniciar el proceso de producción, es necesario pasar por la fase de limpieza. Por lo que se debe estar equipado con detergentes de tipo industrial y que sean ideales para remover de las superficies, la suciedad acumulada. De esta forma, se limita el crecimiento de microorganismos. Una vez eliminadas todas las partículas y la suciedad acumulada, es entonces momento de utilizar un desinfectante industrial.

La limpieza con detergentes industriales, no es suficiente para obtener un espacio adecuado para manipular alimentos. La función del desinfectante, es la de disminuir la carga bacteriana de la superficie de trabajo y con ello, el riesgo de propiciar contaminación en los alimentos. El problema de comprar detergentes de mala calidad, es que se mantenga la capa de suciedad, que impediría el paso del desinfectante, para atacar los microorganismos.

De manera que, lo recomendable para garantizar la limpieza y desinfección del área de trabajo, es adquirir productos químicos de carácter industrial, que son especializados para eliminar las impurezas y controlar la carga bacteriana, sin tener que gastar una gran cantidad de dinero.

Productos para limpiar y desinfectar en la industria alimentaria

Como en todo proceso industrial, usar productos adecuados, es fundamental para obtener los mejores resultados. Cuando de limpieza y desinfección se trata, se pueden comprar básicamente 2 tipos de detergentes industriales: los que producen espuma y los que no la producen. Los detergentes que producen espuma, suelen ser más eficientes al momento de remover la grasa y facilitar la acción del desinfectante. Además, facilitan detectar las zonas que no han sido tratadas, pero tienen como desventaja, el hecho de que requieren más trabajo para removerlos.

El uso de detergentes no espumosos está destinado, sobre todo, a otras áreas industriales. En el caso del desinfectante, se compran con mayor frecuencia, los clorados, por el poder bactericida del gas cloro, el cual presenta una óptima acción, frente a muchos patógenos. Se pueden adquirir otros desinfectantes, que causan un excelente efecto sobre las superficies, como los alcoholes y el peróxido de hidrógeno, aunque recientemente se ha tornado más famoso, el uso del ozono como desinfectante.

Este gas es de fácil manejo en el ambiente laboral, pues es inodoro y además es inocuo para el personal que lo maneje. Se está considerando un uso más frecuente en la industria alimentaria, debido a que este gas no altera las propiedades organolépticas de los alimentos.


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado